Dieta flexitariana: qué es y beneficios

beneficios de la dieta flexitariana

Si queremos reducir e intentar parar el cambio climático, la escasez de agua y la contaminación en general, entonces todos tenemos que adoptar dietas flexitarianas, según los científicos.

¿Habéis escuchado alguna vez en vuestra vida algo sobre la dieta flexitariana? En este artículo os traemos todo lo que necesitáis saber y que, sin duda, os convencerá por su multitud de beneficios e impactos importantes que tiene sobre nuestro planeta.

¿Qué es la dieta flexitariana?

¿Qué es el flexitarismo? El término flexitariano proviene de dos palabras que en su conjunto dan nombre a este tipo de dieta: flexible y vegetariano.

Esta dieta sigue en la persecución de la búsqueda de un patrón de alimentación saludable y en el afán de consumir productos más sostenibles para así ayudar a contribuir con el medio ambiente. ¿Sobre qué trata y en qué consiste la dieta flexitariana?

Podemos decir que la dieta flexitariana es una dieta principalmente basada en una dieta vegetariana pero incluyendo puntualmente alimentos de origen animal (en gran medida suelen ser lácteos, huevos y pescado). El número de personas que eligen reducir el consumo de alimentos de origen animal va en aumento en la actualidad, y estas personas sin darse cuenta, están siguiente indirectamente una dieta flexitariana.

dieta flexitariana

Algunos expertos en la materia suelen afirmar que: “es una alternativa para todas las personas que se quieren acercan al vegetarianismo, pero que, por el contrario, no quieren renunciar al 100% los alimentos derivados de los animales”. La proporción de productos que seguiría esta dieta sería, aproximadamente, de un 80% de productos de origen vegetal y un 20% de procedencia animal.

¿En qué se basa la dieta flexitariana?

Lo que mayoritariamente podríamos destacar de esta dieta es el bajo consumo de carne, potenciando así el consumo de otros tipos de proteínas.

La base de la dieta flexitariana la encontramos en las verduras. Otro aspecto importante a tener en cuenta de esta dieta son los cereales, las legumbres, los frutos secos y las semillas.

La proteína animal que consumiremos la encontraríamos en el pescado, los huevos y los lácteos, aunque en los casos puntuales en los que las consumiremos serían a través de animales saludables, que han pastado libremente y han sido tratados de una forma adecuada.

Algunos estudios relacionan a las personas que siguen este tipo de dietas flexitarianas con una menor prevalencia de sobrepeso u obesidad, un IMC más bajo, un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares, mejores valores de presión sanguínea, mejor perfil de lípidos séricos y glucosa en sangre, menor riesgo de diabetes y de algunos tipos de cáncer, etc.

Beneficios de la dieta flexitariana

Las personas que realizan este tipo de dieta (vegetarianas flexibles) son aquel tipo de persona que basan su dieta en el vegetarianismo (frutas, verduras, legumbres, cereales, frutos secos, semillas), pero que en cantidades reducidas y al contrario que los vegetarianos, ocasionalmente incluyen productos de origen animal en su alimentación.

Estas personas no eliminan alimentos ni nutrientes esenciales de su dieta, pues la dieta flexitariana es una alimentación totalmente saludable y que nos aporta todos los minerales y nutrientes para que nuestro organismo trabaje de forma natural y normal.

flexitarianismo

En definitiva, es una dieta muy recomendada debido a sus beneficios para la salud de cualquier persona y porque además de mirar por nosotros, está de forma indirecta relacionada con una ayuda hacia el medio ambiente, ya que las dietas ricas en grasas, azúcares y carne se asocian a un mayor riesgo de enfermedades crónicas y además son menos sostenibles para nuestro planeta.

Los beneficios de la dieta flexiteriana para nuestro cuerpo los podemos enumerar de la siguiente manera:

  • No haría falta tomar ningún tipo de suplemento alimenticio, ya que no se renuncia por completo a los alimentos de origen animal.
  • Puede mejorar nuestra salud cardiovascular: pues está demostrado que una alimentación basada predominantemente en vegetales ayudan a reducir el colesterol. Al ingerir menos grasas saturadas se reducir el riesgo de sufrir enfermedades como obesidad, diabetes o hipertensión arterial.
  • Fomenta a la pérdida de peso ya que los flexitarianos limitan el consumo de productos calóricos y se centran en las frutas y verduras teniendo estas muy pocas calorías. Se ingieren menos calorías, menos grasas totales y saturadas, menos proteínas animales, menos colesterol y menos azúcares refinados.
  • Es una dieta sin contraindicaciones ya que es saludable, no es restrictiva en ningún momento y favorece la salud de nuestro organismo en general.
  • Aporta más cantidad de fibra.
  • Protege el medioambiente, al ser una dieta basada principalmente en productos vegetales y ecológicos.
  • Permite una alimentación más variada que las dietas vegetarianas y veganas, y es muy fácil de mantener cuando se come fuera de casa.

Ventajas y desventajas de seguir una dieta flexitariana

Aunque lo que sabemos de esta dieta nos hace pensar que todos son beneficios y cosas buenas, como todo, tenemos que anañizar los pros y los contras y sacar nuestras propias conclusiones para determinar si es recomendable a nuestra salud.

Ventajas de la dieta flexitariana

  • Es una dieta para todas las edades. Se trata de una modalidad tanto para adultos como niños.
  • Es una dieta sin prohibiciones. Pues no elimina ni restringe el consumo de ningún nutriente esencial.
  • La vida en verde. Ya que se basa en el consumo de alimentos vegetales con abundancia de frutas y verduras.
  • Aporta salud y belleza. Seguir una dieta ‘flexitariana’, según los expertos, le dará claridad y calidad mental, mejora el estado de la piel, tendremos unas uñas más fuertes, y también nos ayudará a perder peso.
  • Se tiene más dinero para alimentos de calidad. En efecto, al reducir el consumo de carne -uno de los alimentos más costosos-, se pueden comprar vegetales y frutas de origen biológico y de alta calidad.

Desventajas de la dieta flexitariana

  • No encontramos desventajas significativas respecto a llevar un estilo de vida basada en esta dieta, aunque tenemos que decir que no nos proporciona ninguna orientación específica sobre la cantidad de carne que debemos consumir.
  • Las únicas carnes que se suelen recomendar para la dieta flexitariana, son el pavo, la pechuga de pollo, salchichas de pollo y solomillo de pollo.
  • Es cierto que el proceso de pérdida de peso se produce de forma más lenta y paulatina que si siguiéramos otro tipo de dietas.
  • Resulta un poco complicada para los amantes de la carne y alimentos grasos o azucarados pues se ven reducidos en gran medida.

¿La dieta flexitariana es para mí?

En definitiva, es un estilo de vida alternativo que si nos llama la atención deberíamos probar y ver si encajaría en nuestra vida. Además estaríamos ayudando a nuestro planeta a reducir los índices de contaminación y contribuir al sostenimiento del cambio climático, ya que reduciríamos a la mitad la cantidad de pérdidas y desperdicios de grandes cantidades de alimentos.

Deja un comentario