Lombrices para compostaje: guía completa

Lombrices para compostaje
Compost con lombrices. Imagen de Pixabay

Las lombrices para compostaje son ideales para mejorar la estructura del suelo. Contribuyen a que las plantas absorban de manera eficiente los nutrientes. Se mueven por medio del subsuelo para excavar zonas que airean y aportan una buena textura.

Para obtener éxito en el proceso de lombricompostaje, es importante conocer a detalle todo sobre las lombrices. Como por ejemplo; el tipo de lombriz recomendada, la cantidad, el hábitat y las técnicas necesarias.

Una vez que conozcas a fondo las técnicas, te convertirás en todo un experto y obtendrás abono orgánico de la mejor calidad. Sigue leyendo, esta guía te resultará de gran utilidad.

Qué lombrices para compostaje comprar

Sin duda alguna, de las lombrices para compostaje, la más utilizada es la lombriz roja californiana. Pertenece al género Eisenia foetida, y a la familia de los Lumbricidae.

Lombrices para compostaje
Eisenia foetida. Imagen de Wikipedia

Estos gusanos compost consumen residuos que equivalen a la misma cantidad de su peso. Además, necesitan suficiente materia orgánica para poder vivir y alimentarse.

Se pueden reproducir de forma cruzada. Es decir, dos lombrices pueden engendrar capullos, conocidos como cocón, este periodo dura de 10 a 30 días. Después de eso, se logran dos o diez lombrices nuevas, las cuales, no podrán reproducirse hasta pasado unos 4 meses, aproximadamente.

El proceso de fertilización por medio de las lombrices para compost no conlleva a enfermedades, es muy sencillo y rápido. Su alimentación es diversa, de vegetales descompuestos, minerales y otros.

Cómo hacer compost con lombrices

La técnica para usar lombrices para compostaje es muy sencilla. Simplemente, deberás contar con un buen recipiente o vermicompostador, y las protagonistas: lombrices rojas californianas o gusanos compost.

Método de cría de las lombrices para compostaje

  • Recipiente de metal, madera, plástico o un vermicompostador para ubicar las lombrices de tierra.
  • Colocar materiales como paja, papel, hierba seca o cartón.
  • Lugar sin excesiva humedad y bastante lejos del sol.
  • Evitar por todos los medios las inclemencias que ocasiona el tiempo y que pueden afectar a las lombrices para compost.
  • Realizar una capa de tierra húmeda que sea de 4 cm de espesor. Esto será la base principal de las lombrices para compostaje y el sitio donde permanecerán.
  • Agregar por lo menos 200 gramos de materia orgánica. Como por ejemplo: vegetales descompuestos, frutas, cascaras de huevo, pan, semillas, entre otros. Los determinados desperdicios tienen que ubicarse bajo la tierra.
  • Por ningún motivo se puede introducir pescado, aceite, carne, lácteos o cítricos.

Cantidad de lombrices necesarias, de acuerdo al espacio

La lombriz roja californiana necesita desarrollarse en climas suficientemente templados o temperaturas que no excedan los 40 grados.

El espacio para que las lombrices de compostaje puedan reproducirse es de 2 metros cuadrados, por cada cien mil lombrices de tierra. Sin embargo, dicho dato, necesariamente no tiene que ser tan exacto. Pero aun así, se puede afirmar que no se necesita contar con grandes extensiones de gusanos compost para su crianza.

Las lombrices para compostaje miden en el rango normal de 3 a 8 cm. Por esta razón, lo recomendado es tener una cantidad adecuada para que procesen suficiente de material orgánico. Así que en un procedimiento sencillo de lombricompostaje casi siempre se utilizan más de mil lombrices.

Gastos que implican los gusanos compost

El presupuesto inicial para hacer este procedimiento no es tan elevado, si se compara con otras técnicas similares. No obstante, tú podrás decidir la inversión que harás en la compra de lombriz roja californiana y demás materiales. Ahora bien, si las deseas usar de manera comercial, tendrás que invertir un poco más. 

Si se trata de un uso particular, puedes iniciar con 1000 lombrices. Por lo general, es posible encontrar 500 lombrices para compostaje por un poco menos de 30 euros. 

Proceso de lombricultura

El proceso que realizan las lombrices para compostaje resulta ideal para obtener un buen abono orgánico. Mediante su uso, es posible transformar los desechos sólidos en un lombricompost de calidad.

Contribuyen a la mezcla idónea de microorganismos para que se genere la mayor cantidad de nutrientes y, de esta forma, alimentar a la tierra para que sea fértil y saludable. 

En el proceso de aprovechamiento de los residuos orgánicos se maximiza el cultivo de los gusanos compost. Para, finalmente, obtener la mayor cantidad de lombricompost. Otros datos importantes relacionados con la lombricultura son:

  • Las lombrices suelen alimentarse de la materia orgánica que existe en el sustrato. Después de eso, son expulsadas y digeridas en forma de desechos cargados de grandes nutrientes. 
  • En su edad adulta, se aparean una vez a la semana, siempre y cuando la temperatura sea la adecuada, 20° C. Luego de su incubación, pasará un periodo de 90 días para alcanzar la madurez.
  • Su promedio de vida es de 4 a 5 años.
  • Cada tres o cuatro meses se puede duplicar el número de lombrices.
  • No pueden exponerse a la luz solar, ya que si lo hacen, morirían en pocos minutos.

Algunas ventajas de la lombricultura

Entre los beneficios que aporta esta práctica están:

  • Los desechos orgánicos de los núcleos familiares podrán ser reciclados hasta un 60%.
  • Se obtiene compost con alto contenido nutritivo y en menos tiempo, que con el método tradicional.
  • No se requieren grandes cantidades monetarias para su iniciación.
  • La familia completa puede trabajar en la labor.
  • Las ciudades verán reducidos los costos, ocasionados por traslado de desechos hacia rellenos sanitarios, vertederos, etc.
  • Los niños desde su etapa inicial entenderán acerca de la práctica del reciclaje.
  • Se deja a un lado la adquisición de productos químicos como los abonos para huertos y jardines.
  • Obtención de ingresos extras con la venta de los productos finales y de la materia prima.

Áreas adecuadas

Siempre se tiene que garantizar que la zona en donde se ubicará la unidad de lombricultura sea la adecuada. Es por esto, que lo recomendable es ubicar el vermicompostador cerca de aguas limpias y del sustrato o los desechos que se usarán en la labor.

Del mismo modo, los residuos deben estar humedecidos, pero sin excederse, ya que esto mataría a las lombrices para compost. Evitar las cercanías a zonas de arrastre por lluvias o que presenten inundaciones constantes.

Fuentes

Pixabay.com / Wikipedia.org / Amazon.es

Deja un comentario